Publicado el

Tabaquismo en cuarentena: aprende a controlar la ansiedad de fumar

La nicotina presente en todos los cigarros, genera una dependencia física y psicológica dentro de los fumadores. Por este motivo es que a muchas personas se les hace tan difícil poder dejar este hábito nocivo.

Pero, si eres parte del gran número de personas que ya tomó la decisión consciente de alejarse de los cigarros, o si en estos momentos, debido a la situación de emergencia y aislamiento social preventivo y obligatorio, están pasando por una situación de reducción del consumo, entonces tenemos aquí algunos tips que puedes utilizar para aplacar los síntomas de abstinencia y/o ansiedad.

Es normal que los fumadores que han decidido empezar a dejar de fumar, eventualmente empiecen a convivir con niveles de ansiedad y estrés muy altos. Para controlarlos y regularlos puedes llevar a cabo estos consejos:

Haz ejercicio
Empezar una rutina de ejercicios, previa consulta con médico, te hará sentir más liberado. No es un secreto que la actividad física te ayudará a reducir el estrés y ansiedad. Además, también te ayudará a mejorar, de a pocos, tu capacidad pulmonar y a eliminar el monóxido de carbono de tu organismo y las otras sustancias a través de los poros. Puedes armar una rutina de ejercicios en casa.

Reduce el consumo de cafeína

Cuando dejes de fumar, tu cuerpo procesará la cafeína con más eficacia, lo cual originará noches (o semanas) de insomnio a menos que reduzcas su consumo. Y, recuerda, que el insomnio no es recomendado a los exfumadores porque pueden aprovechar ese momento para fumar un cigarro que, supuestamente, los relajará.

Ocupa tu mente y tu cuerpo
En lugar de enfrascar tu mente en pensamientos catastróficos en relación al COVID 19 y/o también en la falta de cigarros, aprovecha esta nueva etapa para hacer nuevas cosas y no pensar en lo negativo. Esto es vital para mantener tu mente ocupada. En estas circunstancias que estamos viviendo, donde estamos mas sensibilizados con respecto a la salud y nuestro diario cuidado y del entorno cercano, reflexiona acerca de qué es lo que quieres para tu vida, tu salud, y la de tus seres queridos. Son tiempos de re-valorización y cambios urgentes a nivel personal, social y colectivo.

Para empezar, puedes escribir en una hoja todos los motivos por los que estás decidiendo dejar de fumar; y no olvides de llevar esa hoja contigo siempre, para cuando presentes los síntomas de abstinencia. También puedes buscar hacer tus actividades favoritas, inscribirte a un curso (online en estos momentos por ej.), tocar un instrumento, pintar, trabaja con la tierra de tu patio o jardines en terraza y/o balcones, etc., cualquier actividad será bueno para mantener ocupado y disminuir la actividad mental. Toda actividad que inicies en lo posible tiene que ser desestructurada, para romper con patrones y hábitos repetitivos que caracterizan toda adicción.

Practica técnicas de respiración abdominal:
Respira llevando el aire inhalado lo más profundo que puedas y exhala lentamente por la boca, puedes buscar técnicas de respiración abdominal o diafragmática básicas en youtube . Se trata de una respiración lo más natural posible, profunda y lenta, una respiración que facilita la relajación mental y muscular. En los momentos de la ansiedad especifica de fumar, que solo duran hasta dos minutos, como mucho, realiza varias respiraciones lentas y pausadas y distráete luego. Ayúdate también con visualizaciones de imágenes relajantes, pero no olvides en primer lugar tomar conciencia de tu respiración y tu cuerpo . Intenta también la meditación u otras técnicas de relajación. Pueden ser masajes, posturas de yoga, un baño en agua caliente, etc.

 

Lo único que quieres en todo el proceso es mantenerte relajado para evitar la tensión en tu cuerpo. La ansiedad especifica por fumar o craving, si es que has dejado, se empieza a mostrar dentro de las primeras 24 horas, así que necesitarás ser fuerte mentalmente desde el comienzo.

Y si aún no has decidido dejar de fumar, no importa, aprovecha los momentos que más sensibilizado estas respecto a tu salud y su cuidado, para tomar mayor conciencia y ocuparte responsablemente del asunto. DEJAR DE FUMAR ES COSA SERIA Y UN PROCESO DE MADURACIÓN QUE LLEVA SU TIEMPO.

Dejar de fumar, sobre todo si lo has hecho por muchos años, es difícil. Pero será más fácil si lo planificas de una manera inteligente.

Controla lo que comes.
Los exfumadores tienden a subir peso porque compensan la falta de nicotina con la ingesta de alimentos en cada instante en el que perciben la necesidad de fumar. Si quieres comer algo cuando presentes los síntomas de abstinencia, es mejor que lleves contigo snacks saludables, fruta, comidas poco condimentadas, etc.

Piensa positivamente. Uno de los mejores métodos para mantener la convicción de dejar de fumar es tener siempre pensamientos positivos que te darán la fuerza necesaria en momentos de ansiedad. Anota en una agenda, las ventajas de alejarte de los cigarrillos y frases de aliento. Revisa como has salido de situaciones peores, repasa en estos momentos con qué recursos estas contando para afrontar situaciones de emergencia, etc. Además, ten en cuenta que debes ir día a día. Tu objetivo principal es estar sin fumar hoy. Sabes que lo puedes conseguir, y cuando lo hagas puedes animarte con premios por tu esfuerzo. Busca una red de apoyo positivo entre quienes convives o comunícate en forma virtual con amigos y recurre a una ayuda profesional especializada.

APROVECHA ESTOS MOMENTOS DE EMERGENCIA SANITARIA, A NIVEL MUNDIAL, PARA RECONOCER TUS POTENCIALIDADES, TUS HABILIDADES, RECURSOS INTERNOS Y EXTERNOS, TU CAPACIDAD DE HACER FRENTE, SI TE LO PROPONES, A SITUACIONES TAN DIFÍCILES PERO NO IMPOSIBLES.

NO DUDES EN COMUNICARTE CON NOSOTROS ANTE CUALQUIER NECESIDAD DESDE EL LUGAR EN DONDE ESTÉS. PODEMOS ACOMPAÑARTE. DEJAR DE FUMAR ES POSIBLE!!

Lic. Laura Casali
Profesional avalada por el Ministerio de Salud de la Nación Argentina. 
Programa Nacional Control Tabaco